Seguramente no, y la mayoría de españoles tampoco, y muchos menos la han escuchado en América; pero donde toda la gente sabe muy bien lo que significa esta palabra es en una ciudad española que fue capital de todo un Imperio. ¿Sabes de dónde estamos hablando? Exacto, en Toledo. Y 2DayLanguages quiere que también tú sepas a qué se refiere esta extraña palabra.

Si vas a Toledo y quieres comer algo muy típico de allí, pide carcamusa. Puedes comerla tanto en un restaurante como plato principal, como en un bar en forma de tapa.

Las carcamusas (o carcamusa) están compuestas de carne de cerdo, diversas verduras como guisantes y hojas de laurel. Se suele comer caliente y acompañado de patatas.

La historia de la carcamusa viene de mediados del siglo XX. Dicen que fue en el bar Ludeña -actualmente aún sigue abierto en Toledo- donde se empezó a cocinar. Desde el primer momento tuvo mucho éxito entre toda la gente que lo probó. Por esto, se le llamó al plato carcamusas, porque gustaba tanto a los mayores “carca”, (forma de denominar a algunas personas de carácter conservador”) como a las jóvenes, señoritas a las que ellos consideraban sus “musas”.

Siempre es una buena idea ir a Toledo, una de las ciudades más bonitas de España, pero si no tenéis la oportunidad de comer allí sus carcamusas, os mostramos la receta.

Receta de las carcamusas

Necesitamos: 1 kg de carne de magro de cerdo troceado, tres chorizos, medio kilo de jamón en trozos, una cebolla, dos dientes de ajo, unos cuantos guisantes, un bote de tomate frito, una vaso de vino blanco, aceite de oliva, 2 hojas de laurel, agua, sal y pimienta.

Primero ponemos aceite de oliva Carcamusasen una sartén, allí echamos la cebolla y los ajos. Cuando veamos que la cebolla está transparente, añadimos la carne (magro de cerdo, chorizos y el jamón, todo ello en trocitos) y lo dejamos unos minutos en el fuego. Después echamos el vino, el agua, las hojas de laurel, la sal y la pimienta y lo dejamos cociéndose durante unos 20 minutos. Cuando pase ese tiempo añadimos la salsa de tomate y los guisantes y lo dejamos unos 10 o 15 minutos más. Finalmente, lo probamos para saber si hay que poner más sal o si hay que dejarlo cocer unos minutos más porque la carne o los guisantes no estén hechos.

Puedes acompañar este plato con patatas fritas y sobre todo con mucho pan para mojar la salsa. ¡Ya nos contaréis si os ha gustado!

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

💬 ¡Escríbenos! / Write us!