En 2Day Languages utilizamos en ocasiones ejemplos de la literatura hispanoamericana, para que puedas aprender la diferencia entre el pretérito imperfecto y el pretérito indefinido. Si vienes a nuestra escuela en Valencia, podrás verlo. También en nuestro blog vas a tener la oportunidad de hacerlo porque comenzamos una serie de lecturas adaptadas por niveles para aprender español.

El texto de hoy pertenece al poeta chileno Pablo Neruda (1904-1973) y está especialmente adaptado para los alumnos que tienen un nivel de A2 en adelante. Lee las dos versiones de la historia:

El cisne I

Esto pasó cerca del mar, en la costa de Chile. Un día salí a trabajar, como siempre. Ese día me trajeron un cisne medio muerto.

Le lavé sus heridas y le metí trozos de pan y de pescado en la garganta. Poco a poco se curó de sus heridas y nos hicimos amigos.

Lo llevé al río pero él no quería irse. Por eso, lo traje de vuelta casa. Esto pasó muchas veces.

Una tarde el cisne estuvo más pensativo que de costumbre y nadó cerca de mí. Lo cogí en mis brazos para llevármelo a casa y en un momento sentí algo alrededor de mí. Así aprendí que los cisnes no cantan cuando mueren.

                                               El canto del cisne, Pablo Neruda (adaptación)

El cisne II

Esto pasó cerca del mar, en la costa de Chile. Un día salí a trabajar, como siempre. Yo trabajaba en el lago Budi, allí la gente que estaba en los barcos perseguía a los cisnes. Los cisnes no podían huir porque no vuelan con rapidez. Ellos les pegaban y los mataban. Ese día me trajeron un cisne medio muerto. Era un ave maravillosa, tenía el cuello negro, el pico naranja y los ojos rojos.

Lavé sus heridas y le metí trozos de pan y de pescado en la garganta. Todo lo devolvía. Sin embargo, poco a poco se curó de sus heridas y nos hicimos amigos.

Él nadaba un poco, cerca de mí, e intentaba pescar pero no podía. Lo llevé al río pero él no quería irse. Siempre me miraba con cara de pena. Por eso, lo traje de vuelta casa. Esto pasó muchas veces, lo llevaba al río y volvíamos juntos a casa.

Una tarde el cisne estuvo más pensativo que de costumbre y nadó cerca de mí. Yo quería enseñarle otra vez a pescar, pero era imposible. Lo cogí en mis brazos para llevármelo a casa y en un momento sentí algo alrededor de mí. Era su largo cuello que caía. Así aprendí que los cisnes no cantan cuando mueren.

El canto del cisne, Pablo Neruda (adaptación)

Como has podido observar en la primera versión todos los verbos aparecen en pretérito indefinido (pasó, salí, trajeron) y en la segunda, junto al indefinido, también encontramos el pretérito imperfecto (trabajaba, pegaban, tenía). En el primer texto aparecen todas las acciones (salí de trabajar, poco a poco se curó, nadó cerca de mí) y podemos entender perfectamente la historia. Sin embargo, nos faltan detalles. Cuando queremos añadir más información sobre una acción pasada usamos el imperfecto (trabajaba en el lago Budi, todo lo devolvía, no quería irse).

En conclusión, usamos el pretérito indefinido (comí) para hablar de acciones pasadas y terminadas; mientras que con el pretérito imperfecto (comía) describimos objetos, personas y situaciones.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

💬 ¡Escríbenos! / Write us!